Cinco consejos para elegir un curso de idiomas en el extranjero para tu hijo

5 Consejos para elegir un curso de idiomas en el extranjero:

La mejor decisión para tu hijo.

Como padres, alguna vez hemos pensando que una buena alternativa de nuestros hijos para aprender inglés es haciendo un curso en el extranjero, sobre todo si se trata de un programa compatible con su calendario escolar.

¡Y vaya que sí lo es! Un curso de inglés en el extranjero no sólo resulta una excelente opción para adquirir los conocimientos básicos del idioma, sino que también le aporta a tus hijos la posibilidad de vivir una experiencia de inmersión lingüística en primerísima persona. Vamos, que si aún no te lo has planteado, es hora de que empieces a hacerlo.

 

¿Cómo elegir un curso de inglés en el extranjero para tu hijo?

Ahora bien, la pregunta es cómo elegir el curso que mejor se adapte a las necesidades de nuestros hijos y que, por supuesto, sea rentable económicamente. No existe una respuesta absoluta, pues cada chico tiene unas necesidades específicas y determinadas preferencias en lo que se refiere al país de destino, los horarios de las clases, la duración del curso, el centro de estudios, etc.

Las agencias como Aula Inglés te ofrecen numerosas alternativas para que tengas de dónde elegir. Cuantas más opciones barajes, mejor podrás adaptar la oferta a lo que tu hijo realmente necesita y desea. Prueba con algunos de estos consejos que te damos:

  1. Elige un centro de estudios con varias certificaciones lingüísticas a nivel internacional. Las agencias mejor valoradas son justamente aquellas que están respaldadas con el reconocimiento y el prestigio de altos profesionales en la materia. Además del curso y la formación en sí mismos, acudir a un centro de este tipo supone la apertura de nuevas puertas en materia académica o laboral, pues las certificaciones son un plus en cualquier ámbito o área.
  2. Decídete por un curso que sea compatible con su nivel de inglés o de lo contrario tu hijo llegará al sitio inadecuado. ¿Te imaginas matricularle en una clase en la que todos sus compañeros tienen un nivel de inglés más alto? ¿O, por el contrario, otra en la que él sea el más aventajado? Una buena referencia en este sentido son los niveles establecidos por el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER), que permite clasificar las habilidades de un candidato en categorías A1, A2, B1, B2, C1 y C2. Si no tienes tan claro cuál es tu nivel de inglés, solicita a la escuela o centro de estudios una prueba; muchas de ellas exigen a sus alumnos la realización de un examen previo para tener una referencia más exacta de las capacidades de tu hijo.
  3. Asegúrate de que los profesores que dan los cursos son nativos o, al menos, que tienen una formación especializada y una alta cualificación. Y ojo: no sólo vale que dominen el idioma de arriba abajo, sino que también sean unos profesionales en la enseñanza. Personas que sepan las reglas del inglés podemos encontrarlos por montones, pero no todos cuentan con las habilidades y el talento para saber transmitir sus conocimientos a los alumnos. Es un detalle que también suma; no le restes importancia.
  4. Solicita de entrada el número de estudiantes que compartirán el aula con tu hijo. Aunque puede parecer un detalle accesorio, cuando se trata de una formación en inglés resulta un dato esencial. Ten en cuenta que cuanto más personalizadas sean las clases, mejores serán los resultados. En las aulas con 15 o más estudiantes los contenidos y los métodos de enseñanza suelen dilatarse o perder impacto; por el contrario, cuando no superan los 10-12 alumnos se notan mucho más los resultados y la evolución de los mismos.
  5. Procura que el ambiente que rodea a las escuelas de inglés resulte propicio para el aprendizaje. Es decir, a la hora de elegir el centro de estudios no sólo te fijes en las instalaciones, la infraestructura o los recursos. También es recomendable que analices el entorno en el que está ubicado y las opciones de interacción extraescolar que les ofrezca a tus hijos, por ejemplo actividades, eventos, ferias, dinámicas, entre otras. Recuerda que el inglés no solamente se aprende yendo todos los días a clase; en realidad, una buena parte de lo que aprendemos se debe a la inmersión lingüística como tal. A todo ello hacemos referencia con el entorno de un centro de estudios.

 

Elegir un curso de inglés en el extranjero: otros aspectos

Adicionalmente, no olvides que como padre de familia tendrás que solventar asuntos que si bien no tienen que ver directamente con el curso de inglés, sí que contribuyen a que la estancia de tu hijo en un país del extranjero sea más placentera.

Hablamos concretamente de elementos como el país de destino, que sin lugar a dudas marca la experiencia de inmersión lingüística. O dicho de otro modo, no es lo mismo elegir Reino Unido, Estados Unidos, Australia o Sudáfrica, por poner varios ejemplos, pues cada sitio tiene unas características y un modo de vida que debes valorar antes de tomar la decisión definitiva con tu hijo.

No olvides, además, garantizarle un alojamiento en el que se sienta a gusto, bien sea en el hogar de una familia nativa, en una residencia de estudiantes extranjeros o incluso, si puedes permitírtelo, en un piso o estancia particular. También en este asunto agencias como Aula Inglés te ofrecen una asesoría oportuna y acorde con todas tus necesidades.

 

Y ahora que ya sabes todo esto, ¿a qué estás esperando para empezar la búsqueda del mejor curso de inglés en el extranjero para tu hijo?

 

Blog de Aula Inglés, conoce su página web: https://www.aulaingles.es/ 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *