La innovación educativa toma el relevo hasta en la tradicional clase de gimnasia

Nuevos proyectos están modificando la metodología de la asignatura de Educación Física, con unos gimnasios escolares que se asemejan cada vez más a los gimnasios para adultos, con la incorporación de maquinaria adaptada a cada nivel educativo y nuevas prácticas deportivas

Los proyectos de innovación que están desarrollándose cada vez más por los profesionales de la enseñanza y por los centros educativos se extienden por los distintos niveles formativos, desde Infantil a la Universidad, y por asignaturas diversas, mediante la puesta en marcha de nuevas metodologías y sistemas pedagógicos.

Tanto es así que, si en los últimos años las asignaturas de Matemáticas, Tecnología, Lengua e idiomas, Ciencias, y la mejora del aprendizaje para alumnos discapacitados solían ser las áreas más habituales para innovar; este tipo de proyectos están alcanzando ya a todas las áreas de conocimiento, incluso a la tradicional asignatura de gimnasia o Educación Física, para la que ya también existen nuevas metodologías innovadoras.

En este sentido, centros que están apostando fuertemente por el fomento de la actividad física y el deporte como vía también de aprendizaje y adquisición de competencias por parte de los alumnos, están cambiando la metodología tradicional de la Educación Física por una nueva metodología educativa basada en los últimos estudios científicos relacionados con la fuerza y la resistencia, y con nuevos métodos de entrenamiento.

Paralelamente, este cambio de metodología lleva emparejado un cambio físico del propio gimnasio escolar tradicional, que de esta manera se acerca más a lo que es un gimnasio adulto –aunque adaptado a cada edad y etapa educativa-, con la incorporación de maquinaria y nuevas tecnologías; y de prácticas deportivas tan conocidas como, por ejemplo, el pilates o el triatlón, con las adaptaciones necesarias según cada caso.

Así, los estudiantes trabajan también con TRX, o entrenamientos en suspensión, y con sistemas de estabilización propios del aerobics como bozus; “lo que motiva mucho más a los alumnos”, como explica Pablo de los Reyes, uno de los responsables de Gimnasiarca, organización dedicada a la gestión y formación deportiva para colegios.

Además, y junto al cambio de metodología, también se está extendiendo entre los centros educativos, como entre las familias y la sociedad en general, el interés por el fomento de hábitos de vida saludable desde la escuela.

Ejemplo de ello es el proyecto PMS’17, de la citada organización, orientado a paliar la obesidad y la diabetes entre los adolescentes en los centros educativos, y que se pudo ver en el XXI Salón Internacional del Material Educativo y la IV edición de Recursos para la Educación – Interdidac.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *