Competir como los grandes sin salir de la universidad

 

Los alumnos de Ingeniería Industrial y Aeronáutica de la Universidad Politécnica de Madrid saben que se siente cuando sus proyectos pasan de ser simples trazos en una hoja de papel a rugir en la pista de competición. UPM Racing es el equipo de estudiantes de la Politécnica de Madrid con el que llevan 14 años diseñando vehículos tipo Fórmula.

Con el principio del curso en la Universidad Politécnica de Madrid empieza otro reto para los alumnos que deciden formar parte de un proyecto que les acompañará durante todo el curso. UPM Racing permite a jóvenes estudiantes de los últimos cursos de ingeniería acercarse a una salida laboral como es el diseño de vehículos de competición.

En estos momentos el vehículo de combustión que han creado de cero se encuentra ya en la fase de pruebas. “Este año vamos un poco adelantados por lo que podemos probar el coche durante más tiempo”,  explica Ramiro García, gestor técnico de UPM Racing y antiguo participante. Cuando el coche salga de la fase de pruebas con los cambios que necesite irá directo a Silverstone para participar en Fórmula Student que se llevará a cabo a finales de julio.

Desde 2003 la UPM participa de esta competición en la que los alumnos han de realizar todas las labores que se llevan a cabo en un equipo profesional. La diferencia fundamental con un equipo profesional es que, a diferencia de ellos, estos alumnos han de seguir trabajando en su idea sin desatender sus responsabilidades como estudiantes de últimos cursos. Todo un reto “hay que echarle bastantes horas pero al final es un proyecto real y te pica el gusanillo y al año siguiente vuelves a participar”, expone el gestor técnico.

Este año participan cerca de una veintena de estudiantes que de forma voluntaria entregan su tiempo a este proyecto. Para entrar a formar parte de la frenética actividad del equipo es necesario pasar un examen sobre la normativa vigente de la competición y una entrevista personal. Pero el requisito fundamental que según García se necesita es otro, “lo importante es echarle ganas”.

En la pasada edición de AULA los visitantes que pasaron por el stand de la Universidad Politécnica de Madrid pudieron ver de primera mano el resultado de todo un año de trabajo. Allí se encontraba el monoplaza que habían realizado los estudiantes. “Es un buen reclamo para los futuros estudiantes. Así pueden comprobar que ir a la universidad es algo más que estudiar, que puedes participar dentro de proyectos reales”, sentencia Ramiro García.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *