La ortografía y el buen uso del lenguaje

Un problema cada vez más acusado al que se enfrentan las aulas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un artículo de: WALINWA.
Aunque todos somos conscientes, todos lo denunciamos y todos lo reconocemos, la ortografía española, en todos los ámbitos y segmentos de nuestra sociedad, es más que una asignatura pendiente.

La comunidad educativa, los responsables de las empresas, los estudiosos del tema e incluso los ciudadanos de a pie que tenemos un mínimo interés por la materia estamos de acuerdo en que es verdaderamente preocupante el nivel ortográfico, no sólo de nuestros chavales, sino de los propios adultos (con o sin carrera universitaria), incluyendo a muchos de los profesionales que se dedican a la comunicación escrita.

Es verdad que la imparable irrupción de las nuevas tecnologías ha contribuido en gran medida a esta degradación del uso de la lengua escrita (aunque algo nos ayuden los correctores ortográficos modernos) pero no podemos escudarnos en ello y mucho menos acomodarnos y renunciar a retomar el sano hábito de escribir, ya no de manera culta, sino simplemente correcta, es decir, sin faltas.

Desde los padres que nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos en las conversaciones electrónicas de nuestros hijos frases como: “pero vamos haber Dani ….” o “¿estás seguro que lo a traído?” hasta artículos incluidos en diarios de primera línea en los que encontramos frases (son reales) como: “… nació precisamente para cubrir un hueco entorno a un fenómeno reciente…” o “le hecha flores a Humala”.

Y cómo no hablar de los propios profesores que se encuentran en el eterno debate de cómo considerar las faltas ortográficas en “otras asignaturas” que no son la Lengua española o, sin irnos muy lejos de los encargados de diseñar pruebas de acceso u oposiciones a distintas áreas de la administración Pública.

Sin ánimo de desdeñar el interés actual por el conocimiento de las lenguas extranjeras (que también es necesario) se hace imprescindible dar un impulso considerable a la ortografía y un giro a la forma de transmitirla, empezando evidentemente desde su enseñanza en los colegios.

Aunque los profesionales de la educación suelen coincidir en que la ortografía es una materia bastante aburrida para los chavales y difícil de conseguir transmitir el interés por su buen uso, afortunada y, curiosamente, gracias a las nuevas tecnologías se empiezan a dar algunos pasos para hacer que esta parte curricular de la asignatura de Lengua resulte mucho más amena e incluso hasta divertida.

Todos conocemos multitud de páginas web con ejercicios diferenciados por temas ortográficos que nos ayudan en clase o en casa a que los niños practiquen y aprendan, de alguna manera, jugando. Incluso aplicaciones móviles muy entretenidas que permiten practicar lo aprendido en clase compitiendo con los compañeros.

Pero en la pasada feria AULA pudimos ver una Plataforma “on line” que permite hacer un seguimiento individualizado de la evolución de cada alumno en los distintos temas ortográficos con reportes inmediatos a su tutor basada en la realización de infinidad de ejercicios lúdicos que se adaptan al nivel de cada niño. Muy interesante no sólo para los padres que estamos preocupados por la ortografía de nuestros hijos sino para los profesores que pueden sustituir los métodos tradicionales por este sistema que les proporciona hasta la evaluación individualizada de cada uno de sus alumnos. Y si no se lo creen, vean este vídeo https://goo.gl/P8LKtz

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *