8 VENTAJAS DE LA FORMACIÓN EN VÍDEO

POR HOMUORK, EXPOSITOR EN AULA 2016.

El vídeo es la última tendencia en formación corporativa. Permite desarrollar los contenidos con un diseño visual y atractivo y así, maximizar el compromiso de los empleados. Si aún no lo has probado, a continuación encontrarás un listado de las principales ventajas de la formación en vídeo respecto a otros formatos de formación tradicionales

Produce un mayor interés. El vídeo es el medio que más crece en Internet. Más de la mitad de los usuarios ven un vídeo al día actualmente y se estima que en 2016, más de la mitad del tráfico en Internet será en vídeo. Convertir una formación en vídeo es encajar en la forma a la que tendemos a consumir información. It’sthe place to be!

Genera mayor predisposición. Los empleados están predispuestos en un 75% más a ver un vídeo que a leer un texto, según un estudio de Forrester. Ante tan claras preferencias, ¿por qué insistir en hacer contenidos anticuados?

Facilita la asimilación de conceptos. Nuestro cerebro es adicto a las visualizaciones gráficas. Recordamos el 80% de lo que vemos, muy por encima del 20% de lo que leemos y del 10% de lo que escuchamos. ¿Qué necesidad hay de ponérselo difícil?

Hace compatibles diferentes ritmos de aprendizaje. Por suerte o por desgracia, no todos tenemos las mismas capacidades para las mismas cosas. Si tienes que formar a un grupo al mismo tiempo, los más listos se aburrirán y los menos capacitados no te seguirán. El vídeo va al ritmo que cada uno necesite.

Ofrece una enseñanza atemporal. El alumno tiene la libertad de elegir en qué momento y lugar quiere recibir las clases, y además puede recuperar la lección siempre que lo desee. “¿Cómo funcionaba el Excel que me enseñaron en la formación del año pasado…?” Oh, wait. Solo tengo que darle al play de nuevo.

Fomenta la interactividad entre participantes. Precisamente porque no es una formación que se imparta presencialmente, los vídeos van acompañados de diferentes acciones para fomentar un posterior trabajo colaborativo, como por ejemplo, los comentarios en el mismo vídeo o los foros asociados. En un formato más social se incrementa la participación e interacción.

Reduce costes. Imagina los costes en formación de una multinacional que pretende impartir una clase presencial a los comerciales de todas sus sedes en los cinco continentes. Ahora imagina la misma multinacional que produce un vídeo y lo subtitula en los respectivos idiomas. ¿Puedes ver al CFO dando saltos de alegría?

Añade valor más allá de la formación. Además de los conocimientos que se quieren impartir, un vídeo atractivo visualmente da una mejor imagen de la empresa o la universidad que lo imparte, reforzando la cultura de innovación y el branding.

Cada vez más queremos formación fácil de digerir, divertida de compartir y que genere altos niveles de compromiso. El vídeo reúne estos atributos, haciendo que gane la empresa y ganen los trabajadores. Bienvenido a la era vídeo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *