Conviviendo con los MOOC. Belén Rojas

Por Belén Rojas (@BelenaVeleta)

Sin duda los MOOC son un fenómeno que no ha pasado desapercibido para nadie.
Ya va para tres años que los MOOC (open online massive courses) vienen haciéndonos compañía en el ámbito de la educación superior. La portada de New York Times nos presentaba el año 2012 como el año de los MOOC, y en su portada elegía algunos de los MOOC más populares de ese momento:

Estos cursos masivos surgen en un contexto socio-económico bastante revuelto. En este sentido dos de los factores más influyentes en su aparición fueron la crisis económica y las mejoras en el acceso a la banda ancha de una mayor parte de la sociedad.

En el marco de la formación profesional y del denominado “long life learning” estos cursos abiertos a toda la comunidad son toda una oportunidad y gozan de bastante éxito y popularidad. Curiosamente, el mayor número de seguidores de estos cursos se da en países emergentes donde existe un alto nivel de demanda de formación y acceso a educación de prestigio.

En el amplio abanico de tendencias tecnológicas en educación que dominarán el futuro próximo, podemos observar como estos cursos en línea, masivos y abiertos se consolidan y siguen su tendencia al alza aunque de modo más estable que en sus inicios. (Ver imagen 2)

(Imagen 2:Hype Cycle for Education: Emerging Technologies in Higher Education,  2014 Regents of the University of Minnesota.)

(Imagen 2: Hype Cycle for Education: Emerging Technologies in Higher Education, 2014 Regents of the University of Minnesota.)

MOOC para todos los gustos

Se habla tradicionalmente de tres grandes modelos pedagógicos de cursos online abiertos y masivos (“Three Kinds of MOOCs”, Lisa M. Lane):

  • los centrados en los contenidos (modelo Coursera),
  • los entrados en las tareas,
  • y los centrados en la comunidad y en las conexiones.
(Imagen 3: “Three Kinds of MOOCs”, Lisa M. Lane http://lisahistory.net/wordpress/2012/08/three-kinds-of-moocs/)

(Imagen 3: “Three Kinds of MOOCs”, Lisa M. Lane http://lisahistory.net/wordpress/2012/08/three-kinds-of-moocs/)

En mi experiencia con iniciativas MOOC ( ABPmooc del INTEF, abiertaUGR de la Universidad de Granada y EASPMOOC13 de la Escuela de Salud Pública Andaluza) hemos partido siempre de un modelo conectivista de aprendizaje (cMOOC), donde la participación y el trabajo en comunidad eran parte fundamental del proceso de aprendizaje.

En cuanto a la tecnología, en estos cursos suelen usarse plataformas basadas en tecnología cloud, diseñadas para muchos usuarios simultáneos, y con soporte para la difusión de contenido multimedia-streaming, la discusión y colaboración en línea, así como para la evaluación generalmente a través de un sistema basado en insignias.

Un modelo diferente

Los MOOC suponen un modelo aún inacabado, en constante revisión. O dicho de otra forma, no hay un modelo único.

Si entendemos los MOOC como un aprendizaje conectado, donde se crean núcleos de interacción y de creación de conocimiento, podemos verlos entonces como una oportunidad para entender mejor cómo se producen los aprendizajes en la red, cómo se generan comunidades y grupos cooperativos, cómo se filtran y comparten recursos y cómo toda esta actividad es capaz de generar conocimiento.

Estos cursos son mucho más sociales de lo que se pueda pensar e implican un aprendizaje social, en el que unos y otros  crean comunidad, que a su vez se convierte en referente.

Quizás como comenta el Informe Horizon 2014, se debe tender a buscar un modelo de enseñanza que incorpore pedagogías orientadas a los resultados, al acceso universal y una matrícula más económica.

Sin duda habrá que seguir trabajando en el re-diseño del modelo pedagógico, de reconocimiento y certificación, del modelo de negocio…pero es un hecho que los MOOC han venido para quedarse, aunque en revisión son una realidad consolida y no un “trending topic” o una moda que estalló hace un par de años.

Tendencias

Siguen abriéndose líneas e iniciativas que confirman la consolidación de los MOOC, es el caso del reciente proyecto del consorcio paneuropeo ECO (Elearning Communication Open-Data) en el que se propone llevar a la práctica los recursos educativos abiertos (OER) a través de estos cursos masivos y ofrecer una educación de calidad y de libre acceso, además ésta iniciativa también quiere preparar al profesorado y certificarlo para la creación de estos cursos.

En definitiva, los MOOC tienen muchos detractores y defensores, pero más allá de ello son una realidad y una oportunidad, que desde las instituciones debe verse sobre todo como una línea a explorar en educación superior en tanto que constituyen o pueden constituir:

  • una innovación pedagógica
  • estratégica
  • y tecnológica.

 

Por Belén Rojas (@BelenaVeleta)

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *